Seguro que si has hablado con alguien que haya estado en más de una ocasión en Ibiza te habrá hablado de un lugar llamado Atlantis; unos lo denominan como cala, otros como un “lugar místico”… y la verdad es que todas las definiciones tienen cabida en este espectacular rincón de Ibiza que bien merece una visita durante los meses de verano.

Atlantis, también conocido como Sa Pedrera, es una pequeña cala ubicada en la reserva natural de Cala d’Hort, al sureste de la isla de Ibiza. Es una cala diferente, con algo especial, que para muchos hippies se convirtió en un lugar místico donde acudir a “conectar” con la cercana Es Vedrá. Para otros tantos, es una cala donde contemplar unas aguas muy cristalinas, prácticamente transparentes, donde poder disfrutar del baño y el buceo junto a enormes piedras con formas geométricas casi perfectas, muchas de ellas sumergidas, y cuyas formas se deben a que, hace cientos de años, se usaron para construir los muros de Dalt Vila (donde se ubica el Castillo de Ibiza). Fuera del agua, la montaña se presenta con unas lisas y puntiagudas desde donde es muy habitual ver a los bañistas saltar al agua desde lo más alto… ¿te atreves? :P

Si bien sus aguas son uno de sus mayores reclamos, lo que realmente hace especial a Atlantis en Ibiza son sus piscinas naturales, ubicadas en el espigón, donde se filtra el agua del mar y se crean pequeñas balsas (piscinas) donde es habitual ver a decenas de personas disfrutando del Sol a unos cuantos metros sobre el nivel del mar. Además, en sus rocas se encuentran talladas diversos budhas y figuras que muchos vinculan con un pasado donde los hippies utilizan las cuevas de Atlantis como lugar de refugio.

Cala ATLANTIS en Ibiza - Como llegar a Sa Pedrera

¿Cómo llegar a Atlantis en Ibiza?

La cala de Atlantis se encuentra enmarcada en la población de Sant Josep de Sa Talaia, en concreto en la zona de Es Cubells. Para llegar (que no es fácil) debéis coger el coche dirección a Cala d’Hort. El tramo final de la carretera, que comienza al coger el último desvío hacia la derecha, se inicia descenso muy prolongado y es aquí donde debéis prestar mucha atención ya que tendréis que aparcar el coche justo antes del inicio de la bajada y caminar dirección la Torre des Savinar (es un camino de tierra hacia la izquierda). Una vez allí, veréis Atlantis desde lo alto y tendréis que realizar un descenso por la montaña, por lo que evitar ir con chanclas y utilizar un calzado más apropiado para evitar sustos.

Que su acceso sea tan complicado, y que tan solo sea posible a través del mar o a través de la montaña a pie, hace que sea un lugar poco frecuentado y no muy masificado, por lo que el tiempo invertido en llegar a Altantis bien merece la pena. ¡Llevaros una nevera y algo de comer! :)

Suscríbete al blog por correo electrónico

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir notificaciones de nuevas entradas.

Atlantis Ibiza: la cala más especial y mística de la isla
5 2 votos