Paz y tranquilidad. Eso es lo que te ofrece este pintoresco pueblo de Ibiza. Es muy diferente al concepto que tenemos de la isla pitusa y, créenos, a veces es necesario encontrar tu oasis de relax. Sant Joan de Lebrija es uno de esos pueblos que te ofrecen esa sensación nada más llegar. Sus casas blancas y su gran multitud te terrazas en las que sentarte a disfrutar del sol, lo hacen especial y único.

    ¿Qué ver en Sant Joan?

    Su calle principal ya parece sacada de otra época. Su núcleo urbano da la sensación de estar viviendo en los años sesenta y las casas blancas pegadas unas a otras dan el toque perfecto. En este municipio hay muy pocos comercios y, lo que llama la atención, son los bares y las cafeterías que se agolpan en la plaza. Es uno de los pocos lugares de Ibiza en el que te puedes sentar relajadamente y tener una conversación de horas sin gritos ni escándalos. La iglesia es uno de sus monumentos principales y está situada justo delante del ayuntamiento. Otro edificio muy diferente al que estamos acostumbrados.

    Tampoco te puedes perder el estanco de Can Vidal. Es uno de los establecimientos más famosos del pueblo y en él puedes encontrar cualquier cosa. Una de ellas, son las tradicionales hierbas de Ibiza de la que extraer muy buenos beneficios y propiedades. Cerca del pueblo (puedes ir andando sin problemas), se encuentra el Pou de Labritja, un manantial en donde el 5 de agosto se celebra un baile popular famoso en toda la isla.

    Un pueblo con historia

    La capilla que centra el pueblo fue realizada gracias a un hombre, Antonio Marí, en el siglo XVIII. Pensaba que si se construía una pequeña iglesia en el pueblo, los campesinos se trasladarían a la zona y conseguirían así aumentar la población. De hecho, fue tal el respeto que se tuvo por él, que el arzobispo de Tarragona, años más tarde, quiso construir una nueva iglesia donde se encontraba la capilla y todos los vecinos se negaron a ello. El resultado fue un nuevo templo que se unió junto a la capilla antigua y, en la actualidad, forman juntas el edificio eclesiástico más importante. Antonio Marí lo consiguió y en el siglo XIX, Sant Joan era el pueblo con más población de toda la isla. Algo muy diferente a lo que ocurre hoy por hoy. Es más, en la Constitución de 1812 fue el único pueblo rural de Ibiza en tener ayuntamiento por tener más de 1000 habitantes.

    Actividades deportivas

    ¿Eres de las personas que necesitan algo de acción en sus vacaciones? En Sant Joan también tienes la opción de disfrutar de la naturaleza en todo su esplendor. En sus playas, puedes disfrutar de toda la vida marina gracias al buceo. El fondo marino que rodea la isla es espectacular y en la zona norte, donde se encuentra este municipio, te dejará sin palabras. Además, también puedes hacer rutas en kayak.

    Si eres más de tierra firme, existen un gran número de rutas por los verdes montes de la localidad y sus acantilados. la mejor forma de entrar en contacto con lo natural.

    Sus playas

    Son sin duda uno de los principales atractivos de San Juan. La Cala de Portinatx, el Port de Sant Miquel y Cala Vicent representan el principal destino turístico para aquellos que buscan playa, sol y tranquilidad. De hecho, es posible que te suene la cala de Benirrás, famosa por sus tambores al atardecer. Debes saber también que todas y cada una de las playas cuentan con todos los servicios necesarios para el turista.

    Alojamiento en Sant Joan de Lebritja

    Los alrededores del municipio ofrecen un gran número de alojamientos donde hospedarse. Eso sí, la tendencia del agroturismo está más que presente. Te contamos cuáles son los mejores hoteles y villas de Sant Joan de Lebritja.

    • Villa Luna.
    • Agroturismo Ca n’Escandell.
    • Racó de Sa Vinyeta.
    • Grupotel Cala San Vicente.
    • Agroturismo Can Fuster.
    • Es Fexo.
    • Agroturismo Can Pere Sord.

    Todos ellos muy bien valorados como alojamiento de calidad y a buen precio.

    La gastronomía en Sant Joan

    Y, como buen municipio mediterráneo que es, la gastronomía es perfecta. En sus restaurantes podrás disfrutar de los platos típicos de la localidad mientras te empapas de todo el relax que solo la isla puede ofrecerte. ¿Te apuntas?

    La verdad es que Sant Joan de Lebritja es un destino diferente a todos los que puede ofrecerte la isla. Sol, playa, relax, buena comida y deporte son sus puntos fuertes. Un lugar perfecto donde realizar tu próxima escapada.

    Sant Joan de Labritja
    2.5 2 votos