Sin duda uno de los pueblos con más tradición de toda la isla. Santa Gertrudis se encuentra situado en pleno centro de la isla. Es totalmente diferente al resto de pueblos y en este post te contamos porqué.

    ¿Qué ver en Santa Gertrudis?

    No hay mucho que ver y ahí se encuentra realmente su encanto. Santa Gertrudis es especial en sí. No necesita nada más. Su estilo ibicenco con casas blancas y tiendas típicas, lo convierten en un destino perfecto. Es el encanto del pueblo en sí lo que hace que sea muy especial. Casas blancas en un entorno totalmente mediterráneo. Es más, los artistas y escultores de la zona que se enamoraron del lugar, fueron los encargados de contribuir a toda la belleza que engloba el pueblo.

    ¿Nuestra recomendación? Toma un día de relax en la isla y, simplemente, pasea por el pueblo. Disfruta de un helado o un café y entra en las distintas tiendas de artesanía, antigüedades y galerías de arte que se encuentran en la plaza y en su laberinto de calles. Allí mismo podrás comprar la tradicional ropa blanca ibicenca y souvenirs artesanales con los que triunfarás seguro. Es más, es parada obligatoria para los famosos que visitan la isla. Las propias casas han sido transformadas en bares y restaurantes que mantienen unas terrazas y jardines que invitan a sentarse incluso en los meses de invierno.

    Algo de historia

    Hace décadas, Santa Gertrudis era una localidad totalmente agrícola a causa de los grandes campos de cultivo y el agua almacenada en su subsuelo. Sería a partir de los 90 cuando la localidad creció y los bloques de viviendas, de color blanco, llenaron las calles con sus tabernas y tiendas en la parte baja.

    El principal edificio, como te decíamos, es la iglesia que data del siglo XVIII y que llama la atención por sus franjas en gris y amarillo que la hacen diferente al resto de templos blancos del resto de poblaciones de Ibiza. Delante de ella, está situada una estatua hecha por Pedro Hormigo del primer obispo de Ibiza, Manuel Abad y Lasierra, quien se encargó de construir un gran número de templos.

    Santa Gertrudis es el lugar perfecto en el que desconectar de la bulliciosa y, a veces estresante, isla de Ibiza. Además, podrás cenar de forma relajada sin tener que estar agobiado por turistas bulliciosos.

    Que no te puedes perder

    Sin duda, si hay algo que no te puedes perder del municipio son los bocatas de jamón del Bar Costa. Es uno de los lugares más típicos de Ibiza y parada obligatoria. Sus bocadillos son toda una leyenda en la isla y, cuando los pruebes, descubrirás porqué. Así que, un buen almuerzo allí no puede faltar en tu visita a Santa Gertrudis.

    Alojamientos en Santa Gertrudis

    Como el pueblo es pequeño, la oferta hotelera se reduce al mínimo. De hecho, los únicos hoteles propiamente dicho son el de Gatzara Suites y el de Cas Gasi. Aparte de ellos, tienes la opción de alojarte en villas que se encuentran en las inmediaciones del pueblo. Por ejemplo, te recomendamos las siguientes:

    • Can Toni Micali.
    • Can Alma.
    • Ca n’Estrella. 

    Por lo demás, relájate y disfruta de uno de los pueblos con más encanto de Ibiza. Santa Gertrudis es el lugar más que perfecto sentir ese espíritu ibicenco tan característico de la isla.

    Santa Gertrudis
    4 1 voto